jueves, 5 de noviembre de 2020

Entrevista a Abraham Cupeiro, maestro del viento

Abraham Cupeiro, maestro del viento
Buenos días, Abraham

Reconozco que afronto esta entrevista conociendo muy poco de lo que haces, pero lo que he visto me ha impresionado: tocando un cárnix celta, haciendo pedagogía musical en un colegio, sacando sonido a unas pajitas como si fuera una gaita …


1.-¿Cómo te dio por eso de tocar y fabricar instrumentos de viento?

Realmente fue una necesidad. Me encontraba en el último curso en el conservatorio superior de Madrid, donde estaba estudiando Trompeta, y tenía la intención de comprarme una trompeta barroca, pero como no tenía dinero pensé en fabricarme una yo mismo.

Se lo comenté al profesor que me tutorizada el proyecto final de carrera y me dijo que no creía que lo pudiese hacer ya que era muy difícil, pero que me daba el visto bueno y que me apoyaría en todo lo que necesitase.

Al final conseguí construir la trompeta natural y la nota más alta en el proyecto final de carrera, y lo más importante tener un instrumento al cual no podía acceder por una cuestión económica.

A partir de ahí empecé a construir instrumentos mucho más antiguos ya que en mis manos tenía la oportunidad de reinterpretar el pasado construyendo instrumentos musicales gracias al trabajo final de carrera que hice en el conservatorio

 

2.- Muchas personas quieren ser creativas y pocas lo consiguen, pero comunicar a una audiencia amplia su creatividad y que sea escuchada con éxito, aún menos. ¿Cómo crees que lo has conseguido?

Bueno yo creo que a la hora de escribir me pongo en la piel del público. Sobre todo porque yo escribo las cosas que a mí me gustan y muchas veces no tengo por qué introducirme en lenguajes complicados para satisfacer mis gustos.

Aunque me encanta todo el tipo de música contemporánea y que asume algún riesgo.

Yo intento llevar de la forma más honesta mis instrumentos al presente. Un poco como en el Renacimiento, los compositores utilizaban los giros melódicos y armónicos de su momento para contar y transmitir discursos mitológicos.

Al fin y al cabo somos gentes de nuestro tiempo y está bien que determinados matices se vean en nuestras músicas.

Si además lo aderezas con esencias del pasado creo que es un cóctel muy apetecible para cualquier tipo de público.

 

3.-El cornu romano es un instrumento que hemos visto en representaciones y películas de romanos haciendo de malos, pero el cárnix celta no lo conocía hasta que me comentaron que lo tocaba un tal Cupeiro en una orquesta de cámara de El Escorial. ¿Y cómo se enteraron los de esa orquesta, por los libros de Asterix?

[¡Risas!] Su director, Gustavo Sánchez, me vio en un concierto con la orquesta de la Universidad de Alcalá de la cual soy artista en residencia y al finalizar mi interpretación vino a junto de mí y me preguntó si me apetecía embarcarme en un proyecto de gran envergadura y sobre todo muy arriesgado por el tipo de lenguaje que íbamos a utilizar.

Yo le dije que contara conmigo y aquí estamos, haciendo música y compositores componiendo para instrumentos de más de dos milenios de antigüedad.

 

4.-No pude estar en el estreno mundial de Occurrens Sonus, donde interpretabas obras de Enrique Rueda y Mark Pogolski para cornu y de Bernd Redmann y Atso Almila para cárnix, pero sí que lo he visto en You Tube e impresiona. Sobre todo por la dificultad de coordinar musicalmente esos dos instrumentos con la sofisticación de los instrumentos de cuerda. Me refiero a que tanto cornu como cárnix no llevan llaves. ¿Fue difícil coordinar el cornu y el cárnix con los instrumentos de una orquesta o permiten cierta flexibilidad?

Bueno realmente tocar un instrumento sin mecanismo tiene la complejidad de que es un instrumento más inseguro a la hora de tener un discurso sin ningún tipo de error.

Pero en otros niveles como la afinación el instrumento se comporta bastante bien. El problema viene dado si la partitura es muy compleja y exige notas no tan asequibles para la física del propio instrumento pues es ahí donde nos encontramos con muros difíciles de derribar pero en eso estamos.

 

Caldero de Gundestrup
5.- La viola se toca en clave de Do y el violín, como muchos instrumentos, en clave de Sol ¿en qué clave se tocan el cornu y el cárnix? ¿existen partituras específicas para ellas o es una especie de improvisación musical tipo jam session?

Para el cornu y el kárnix me suelen escribir en clave de sol y clave de fa al mismo tiempo pues los instrumentos, aunque limitados en recursos, tienen un registro bastante amplio.

El problema más grande es que en los registros graves solamente puede emitir determinadas notas y las que quedan en el medio no son posibles de tocar. Aún así con un poco de pericia muchas notas que en teoría no se podrían hacer físicamente, se pueden modular y llevar a hacer algún tipo de acento sonoro que emule a una nota real.

 

6.-A todos los que hemos intentado tocar un didyeridú nos inquieta la respiración circular para hacerlo sonar sin pausas para respirar. ¿Se tocan igual el cornu y el cárnix?

Bueno, yo no sé si en la antigüedad utilizaban ese tipo de respiración, aunque los seres humanos ya la conocían. Pero se puede utilizar y conseguir con ello un discurso parecido al didgeridoo como tú decías.

Pero por lo general no hace falta utilizar este tipo de respiración. Por otro lado es una respiración realmente sencilla, de hecho yo antes de ser músico ya la practicaba con los amigos del barrio con un refresco esperando a ver quién es el primero que dejaba de hacer burbujas y, sin que nadie nos enseñase llegamos a manejar este tipo de respiración.

 

7.-Ambos instrumentos tienen una historia peculiar en tu taller, pero cómo te motivas y cómo llegas a construirte ese cárnix tan asombroso?

El kárnix lo construí porque un amigo mío, Elíes Hernandis, me pidió que fabricase la cabeza de un buccin, que es un trombón del siglo XIX.

Viendo que no era tan difícil hacer esta figura me animé a hacer el kárnix a través de una moneda romana. Fue un trabajo de investigación pero, por qué no decirlo, de muchísima fantasía. ¿Qué seríamos los seres humanos sin fantasía? He conseguido construir un instrumento que me ha dado muchísimas alegrías.

El cornu está basado fidedignamente por los planos de los cornus encontrados en Pompeya que se encuentran en el Museo Napolitano. Es decir, con ese mismo instrumento hacían música nuestros antepasados hace unos 2000 años.


8.-De todos los instrumentos que tocas cuál es tu preferido? ¿Por alguna razón en concreto?

No tengo ningún instrumento preferido pero sí que es verdad que el kárnix es el buque insignia de todos mis proyectos. Pero toco también un instrumento que es el único que no es de mi propiedad, que es un cuerno encontrado en el monte a escasos 5 km de mi ciudad natal por Carlos Tallón; es un cuerno que tiene tres agujeros y su sonido es de los más evocadores que conozco.


9.-Has tocado el cárnix con la Royal Philarmonic Orchestra, ¿qué compositores han escrito para cárnix y orquesta y cuáles interpretaste en esa ocasión?

Bueno, puedo decir que para mí ha sido una de las experiencias más importantes de mi vida tocar con la Royal Philarmonic de Londres y además en los estudios Abbey Road... No sé… Es algo increíble. Las obras que toqué son de mi autoría.

A mí me llena de orgullo que otros compositores escriban música para mis instrumentos pero también me gusta llevar mis improvisaciones al papel y poderlos tocar con agrupaciones porque a veces busco pasajes difíciles pero que me viene muy bien a la mano para poder hacer un discurso evocador pero al mismo tiempo espectacular.

Los compositores que han escrito música para que la interprete con cornu son Enrique Rueda y Mark Pogolski, y para kárnix Wladimir Rosinsky, Atso Almila y Bernd Redmann.


Muchas gracias Abraham por tu amabilidad y paciencia en leer y contestar tantas preguntas.


En el Palau de la Música de Barcelona
Sobre Abraham Cupeiro

Músico, musicólogo e instrumentista nacido en Sarria (Lugo) en 1980.

Formado en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, tiene especial predilección por la fabricación e interpretación de instrumentos de viento antiguos.

Posee un colección de más de 200 instrumentos de viento sobre los cuáles hace pedagogía tocando muchos de ellos en cada visita.

Su estampa más característica es rodeado de instrumentos primitivos de viento, desde cuernos de cabras y vacas hasta instrumentos de metal antiguos.

Se le conoce mundialmente como intérprete de cárnix celta, una especie de trompa de uso ceremonial y militar de la Edad de Hierro europea, especialmente desde que interpretó Pangea con la Royal Philharmonic Orchesta.


Enlace

Exposición de instrumentos de Abraham Cupeiro











No hay comentarios: